Blog especializado en spinning, captura & suelta y fotografía de pesca.

jueves, 18 de diciembre de 2014

Palometón a light spinning

El mar te devuelve lo que le das cuando menos lo esperas. Con este enunciado encabezo esta entrada que tiene como plato principal una de mis especies favoritas, el palometón, aderezado con un ingrediente que me encanta, el light spinning. Como decía recientemente en otra publicación ( Adiós verano...), el verano nos despedía para dar paso al otoño y a todas las oportunidades que esta estación nos brinda. Ya queda poco para que acabe el periodo otoñal, tres meses en los que hemos disfrutado de buenas jornadas pescando en superficie pero entre todas ellas, hay una en concreto que merece la pena recordar, tanto por la especie en sí, como por las circunstancias que rodearon esa captura. Me remontaré a ese día.


Era una mañana medio despejada, con nubes en el horizonte que auguraban lluvias. Llegamos al spot y me dispuse a lanzar la artillería pesada para atraer depredadores. A los pocos minutos, una ola se alzaba tras mi señuelo e instantes después, el artificial recibía un fuerte golpe pero el pez no llegó a clavarse. Iba con el equipo "heavy". El caso es que también llevaba conmigo el equipo light pero estaba "aparcado". Tras varios lances infructuosos con el equipo potente sin percibir más evidencias de vida, me giré y allí estaba el equipo light ya montado con otra muestra, reclamando ser utilizado. Dicho y hecho. Cambié de equipo y sólo bastaron dos lances para volver a mover al depredador que merodeaba por la zona. Lo que viene ahora es la parte más emocionante y la que peor lo pasé. El equipo ligero estaba formado por una 10-30, un 2500, trenzado de 10 libras y un bajo del 0'37.

Un abrazo deseado... Al final todo acaba como empezó, con palometones topwater.

Como decía, al segundo lance con el equipo light, la ola mágica volvía a alzarse tras el señuelo, pero esta vez el ataque fue certero y el pez se clavó a la primera delante de mis morros, difícil de olvidar una picada así. El pez inició la persecución a unos 8 metros de mi y cuando lo interceptó, tan sólo estaba a 4 o 5 metros. Tras unos cabeceos sin moverse demasiado de sitio sacó algo de hilo, pero volvió a pararse para sacudirse de nuevo. En esos instantes me pensaba que era un palometoncete de 3 o 4 kilos, sin embargo, ese pensamiento se esfumó rápidamente. El pez dijo "aquí estoy yo" y mostró todo su potencial, sacando unos 60 metros de hilo del tirón. Ahí ya no pensaba que fuese un ejemplar juvenil y tuve que poner el equipo al límite. Seguramente el agua fría me ayudó y, para mi sorpresa, el palometón entraba en el salabre en cosa de dos minutos, extenuantes para ambos. Puedo asegurar que fueron los dos minutos más eternos que uno pueda imaginar, rezando para mis adentros que no petara nada por ningún sitio. Cuando por fin lo abrazaba, vi que la grapa estaba abierta a punto de enderezarse y fue cuando me di cuenta que aquel pez realmente era para mi. Tenía todos los números de perderlo, pero no fue así. Para variar, tras las fotos lo devolvimos en perfectas condiciones e hicimos un pequeño video de la suelta. En pocos minutos empezó a llover fuertemente y tuvimos que marcharnos. Sin duda esa jornada será recordada por sus frutos, solamente nos bastó media hora para pescar un buen pez antes que llegase la tormenta. Ya podría ser así siempre...al menos, eso esperamos.


Sólo me queda dedicar esta captura a Tonina, Jose y Raulet, sólo vosotros conocéis de verdad mi dedicación al topwater y el amor que siento hacia esta especie. ¡Va por vosotros!
¡Hasta la próxima, espero que hayan disfrutado del relato!



domingo, 30 de noviembre de 2014

Eging, la alternativa al spinning.


Con la bajada de temperaturas, parece ser que nuestros amigos cefalópodos también se han empezado a activar y es buen momento para practicar algo de eging. El tamaño medio de las capturas no es que sea de espanto, todavía no hay grandes calamares ni sepias gigantes invernales. No obstante, las sepias y calamares ya se han atrevido a atacar nuestros "pajaritos" y hemos obtenido los primeros resultados de la temporada de eging 2014-2015 en unos tamaños más que decentes.

De momento, este pulpo es nuestro protagonista estrella del eging insular.

Como ya decía, no ha salido nada destacable en cuanto a tamaño, salvo un precioso pulpo que casi hizo los 4 kilos de peso y que puso el equipo ligero al límite debido a la gran oposición que ejercía dentro del agua con sus patas desplegadas. Tuve suerte que me picó levantado del fondo, casi en superficie mientras buscaba calamares. De lo contrario, si hubiese picado cerca del fondo rocoso probablemente me hubiera sido imposible separarlo del suelo sin romper el bajo del 0'25. Aquí dejo las primeras fotos de nuestra temporada personal de eging con el gran pulpo de protagonista. 

El primer calamar de esta temporada.

Espero publicar otra entrada sobre tinta en un par de meses y que el grueso de las capturas y su tamaño sea mayor que las de esta entrada, aunque a decir verdad, lo del pulpo va a costar superarlo, al menos pescando desde orilla. Ahora toca ir a por el mega calamar o a por la sepia monster, aunque tampoco desecharía otro pulpo descomunal...¡Hasta la próxima!

martes, 25 de noviembre de 2014

Anjovas a spinning en Baleares: todo un reto

Esta entrada está dedicada a uno de mis peces preferidos, la anjova. El pez de los mil nombres, que salta y pone a prueba los equipos de spinning en las aguas someras de nuestras costas. Se trata de una especie muy familiar para mi, ya que cuando vivía en Barcelona, era la captura más habitual con diferencia, por encima de lubinas y bonitos. Raro era el día que no las encontrábamos en la capital catalana, y de hecho, al Delta del Ebro sólo bajábamos uno o dos días al año, tal era su abundancia en Barcelona. 

Esta es la anjova balear más reciente que he capturado, de este mismo verano. Engañada con el Panic Prey y puesta en seco con la ayuda de la Salt2 en acción 15-42.

Esta relativa abundancia variaba cada año, habiendo años mejores y años peores en lo referente a su pesca con señuelos de superficie, pero aun y así, era nuestra captura más frecuente. Si me centro solo en el spinning de superficie es porqué se trata de la técnica que siempre empleábamos para esta especie, aunque en años buenos, también entraban ocasionalmente a jig-casting en las mismas pajareras de bonitos, algo más hundidas y al acecho, pero cuando íbamos a por anjovas, el spinning de superficie era la única opción que contemplábamos.

Bonito ejemplar de anjova capturada este mismo invierno.

Luego vino todo eso de mudarme, cambiar de escenario de pesca por completo y adaptarme a los lugares y las especies de aquí. Durante este periodo de adaptación y conocimiento de las Baleares, he ido sacando mis conclusiones, que no sé si me servirán de algo, pero darle al coco de vez en cuando me reconforta. El hecho es que en todo el archipiélago Balear, esta especie ha pasado a ser una reliquia, un pez incluso desconocido por muchos isleños. Las historias de anjovas XXL en Ses Illes se reducen a eso, historietas de hace años o bien capturas ocasionales con sardina. 

Otra anjova de buen porte(12lbs en el boga), en esta ocasión capturada en otoño del 2012.

En lo referente al spinning, a penas se capturan algunos ejemplares, y suelen ser de talla pequeña. Pero eso no significa que no siga habiendo algún ejemplar de buena talla y que no pueda ser pescado en superficie. Al fin y al cabo se trata del mismo pez ya sea en la península o en las islas, solo que aquí casi no hay grandes ejemplares  y los contextos baleáricos nos obligan a tener en cuenta algunas adaptaciones. 

Mi primera anjova balear, también capturada en invierno, hace ya tres años.

Se puede decir que de la misma manera que las tenía aborrecidas cuando vivía en la península, ahora empiezo a aborrecer los espetones de aquí y por contra, echo de menos a las "ratas" que es el nombre cariñoso que le pusimos en su día a las anjovas (véase este link por si os gusta el chafardeo): "Ratas"

A día de hoy las he pescado en todas las islas del archipiélago exceptuando Menorca, que aun no he visitado con material de pesca, pero todo se andará, es sólo cosa de bolsillo y tiempo. En las islas siempre han sido capturas puntuales, distanciadas varios meses entre sí, pero parece que cuando las empiezo a echar en falta, se acuerdan de mi y me hacen alguna visita agradable para recordarme que la anjova es un gran depredador, agresivo, potente, acrobático y además muy fotogénico. Sin duda, una especie con adeptos en todo el mundo, en especial los amantes del spinning de superficie, ya que este pez, si está, rara vez no da la cara. Y cuando se deja ver, se asegura que nos demos cuenta de su fuerza y ferocidad en los ataques. Es la especie ideal para aprender a sacar buenos peces en superficie y es que, la anjova cuando ataca, es que ataca de verdad. Lástima que aquí no abunden.

Nuestro amigo Max puede considerarse realmente afortunado de dar con este gran ejemplar isleño, en Baleares no se ven anjovas así todos los días pero el ProQ 120 y el buen hacer de nuestro amigo lo hicieron posible.

viernes, 21 de noviembre de 2014

Apurando el buen tiempo...

Este otoño se ha caracterizado por una primera mitad de la estación en la que han predominado calor y pocas lluvias, pero parece ser que por fin la temperatura del mar ha bajado, las borrascas han llegado y, en definitiva, ha refrescado. Se acercan los días fríos de invierno y nos veremos casi obligados a guardar los cacharros de superficie para dedicarnos a otros menesteres más productivos y otras especies. ¿Pero cuánto tiempo nos queda realmente para seguir disfrutando de la pesca superficial en toda su plenitud? Espero que al menos, lo que resta de noviembre...Luego, en invierno, la única especie que sigue dando bien la cara en superficie es la lubina y algún ejemplar esporádico de palometón, pero se puede decir que con el frío no sale tan a cuenta dedicar sesiones enteras a esta técnica tal como hacemos durante la época cálida.

Mientras queden palometones, quedan opciones.

Sólo queda un mes otoñal y queda poco para decir adiós al spinning topwater más radical pero mientras se pueda, seguiremos intentándolo. De momento los protagonistas están siendo los palometones, aunque salen con cuentagotas. Las anjovas hace más de un mes que no las vemos y por otra parte, lubinas y espetones aún parecen ceder sus dominios al veloz palometón. Si añadimos que las llampugas también se han ido, se puede decir que a esto de alborotar la superficie le queda poco y menos. Aún y así, alguna sorpresa nos hemos llevado y esperamos tener alguna más antes de aparcar los señuelos topwater hasta la primavera. Sólo entonces podremos decir "adiós otoño, hola invierno". De momento, a disfrutar con lo que nos queda de agua templada y a esperar la entrada de especies de roca...¡Hasta la próxima!

Una de las sorpresas que hemos tenido: una preciosa araña, Trachinus araneus, que entró a popping.

jueves, 13 de noviembre de 2014

Llampugas en un metro de agua, espectacular!!



Hace años junto mi amigo Jose, nos encontrábamos ambos embarcados cerca del litoral barcelonés, buscando palometones y anjovas a principios de noviembre. Aquella mañana no vimos ni uno pero nos vimos rodeados literalmente por un banco de llampugas de primer año, ya muy crecidas, que seguramente iniciaban su migración hacia el Atlántico. No estaban por la labor, nos atacaron dos o tres veces el "días felices" y parsimoniosamente se alejaron no sin antes rodear la barca. Probablemente ninguna bajaba de los 3 kilos y algunas eran auténticos bichos de unos 4 o 5 kilos. Nos quedamos atónitos, no por el banco y los peces en sí, si no por el lugar, en una playa con sólo metro y medio de agua. ¿Y qué tiene que ver esta jornada del lejano 2008 con esta temporada? Sencillo. Este año han habido varios días que nos hemos encontrado con la mismo situación, pero esta vez sí que estuvieron por la labor.



Pescar llampugas a spinning ya es de por sí vistoso. Si lo hacemos en superficie es aun más excitante. Pero si además las pescamos fuera de las profundas aguas azules, en sólo un metro o dos de fondo y con el agua cristalina, puedo asegurar que se trata de una experiencia única. Estar buscando palometones en aguas turquesas y que aparezcan las llampugas, no tiene precio. Recientemente, un amigo comentaba que no había nada como pescar lubinas, palometones y doradas en poca agua y a superficie. Y yo añado: no hay nada como pescar llampugas en estos contextos de transparencia y poca profundidad. Este año también las hemos pescado en spots "típicos" con profundidad pero las jornadas que las hemos pescado en aguas someras sin duda se llevan la palma y son las que mejores recuerdos nos han dejado.


Entre los señuelos estrella han destacado el ProQ 120 de Seaspin, seguido por el Pop Prey de Savage Gear. Cómo ven, las llampugas no han tenido miramientos a la hora de atacar señuelos más bien voluminosos, incluso han sido más efectivos que los bucktails u otras muestras más discretas y de reducido tamaño que normalmente son letales con las llampugas. En fin, el mar está loco, y así lo ha reflejado este otoño tardío. La duda que me queda es si el año que vienen tendremos otra vez la suerte de pescar llampugas en un metro de agua....sin duda, la pesca más excitante que he vivido en mucho tiempo.


lunes, 10 de noviembre de 2014

Llampugas atacando en superficie

Acabamos de estrenar nuevo canal de Youtube y lo inauguramos con este corto video que muestra llampugas atacando en superficie en pocos metros de calado. ¡Que lo disfrutéis! Y sobretodo, no olvidéis seguirnos en facebook a través de la página Mallorca Fishing....En breve, más actualizaciones. ¡Hasta la próxima!


domingo, 2 de noviembre de 2014

Savage Gear Manic Shrimp, la gambita asesina.

Hacía meses y meses que no agarraba el equipo ultraligero de rockfishing, pero esa jornada en la que nuestros amigos alemanes decidieron pescar ligero, me animé y me uní a ellos. Mi principal propósito era estrenar y probar las diferentes Manic Shrimp que aun no había testado y el resultado, a la vista de las capturas y el numeroso número de picadas, fue excelente. Probamos diferentes medidas y colores, con diferentes montajes, y con todos obtuvimos capturas, desde especies de fondo clásicas como la escórpora pasando a los codiciados espáridos.

Esta preciosa escórpora engulló por completo la manic Shrimp, y enderezó por completo la grapa.

Entre las especies que la Manic Shrimp cosechó en una sola tarde destacaron escórporas, vacas, raspallones, herreras, mojarras, un pequeño dentón y una doradita. El montaje que más empleamos fue el de vinilo con jighead, pero también nos animamos a montar las Manic Shrimp sin plomar, a weightless, para tentar doradas grandes pero muy listas. No conseguimos clavar ninguna aunque se mostraron "receptivas", sin embargo, el montaje weightless nos dió una captura inesperada de ocho patas. 

Max con su dorada, que se zampó la gamba entera.

Frank con un precioso raspallón que vino clavado del assist.

Sin duda alguna, se trata de un vinilo muy polivalente, disponible en varios tamaños y con una gama de colores muy sugerente y efectiva. Pero lo que más me agrada de la Manic Shrimp es que, como el Sandeel Slug, la podemos montar de mil maneras diferentes: weightless, jighead, texas, carolina...Desde ese día que las probé por primera vez tengo muy claro que siempre van a ir uno o dos blísters en mi mochila. Los resultados hablan por sí solos. ¡Hasta la próxima!

Este precioso pulpo fue una de las sorpresas de la noche. 

sábado, 25 de octubre de 2014

Mallorca Fishing: pesca, excursionismo y fotografía.

Recientemente he inaugurado una página de Facebook y una página web ofreciendo mis servicios como guía de pesca. Este proyecto se llama Mallorca Fishing y ha arrancado este mismo año, tras meses de maduración y duro trabajo a las espaldas. Muchas horas y kilómetros invertidos para que todo salga adelante. A continuación adjunto los enlaces a la página de Facebook y la web, donde los pescadores interesados podrán contactar conmigo por email o bien por mensaje privado. Podéis acceder a los enlaces clicando sobre los dos enunciados en negrita o sobre la foto:



Se trata de un servicio que ofrece excursionismo y fotografía, y está destinado a los pescadores de spinning y de mosca que siguen una pesca sostenible basada en la filosofía del captura y suelta. Nuestros amigos alemanes, Max y Frank, han sido nuestros últimos clientes, dos amantes del spinning y la pesca a mosca en aguas continentales que querían conocer las especies marinas que tenemos en el Mediterráneo. Tras 10 días de pesca intensiva, han cosechado numerosas capturas, de hecho han pescado peces todos los días, algunos de ellos de muy buen tamaño, dedicando principalmente las jornadas al spinning topwater, pero también han practicado shore jigging y algo de spinning ultra ligero.


Sus caras hablan por sí solas, y esas sonrisas parecen delatar que se vuelven a su tierra con un buen sabor de boca tras vivir su experiencia con Mallorca Fishing. Éstos son algunos de los objetivos que han logrado estos días, ayudados de su gran experiencia y guiados por mis consejos han pescado las especies más emblemáticas de nuestro spinning local. En todo momento se mostraron abiertos a las recomendaciones que les daba, y de hecho, bastantes de sus capturas fueron obtenidas con algunos de mis señuelos de Savage Gear y Seaspin. En la siguiente entrada veremos las especies que capturaron a shore jigging y con los equipos ultraligeros. De momento os dejo que disfrutéis de sus bonitas capturas con los equipos medios de spinning, todas en superficie a excepción de los espetones.

Max con una bonita anjova capturada con el Pro-Q 120 y puesta en seco con la ayuda de la Salt2, 15-42.

Frank, muy contento con su primer palometon, engañado con el Pop-prey y también domesticado con la Salt2 , 15-42.

A pesar de lo difíciles que resultan las lubinas en Baleares, Max se hizo con este bonito ejemplar que no dudó en atacar el Panic Prey.

Los grandes espetones tampoco faltaron a su cita con el Mommotti 180, un señuelo esencial.

Agujas de este tamaño no son frecuentes, pero ese día clavamos hasta 4!!

Frank tampoco se quedó sin su espeton de talla.

miércoles, 1 de octubre de 2014

Adios verano, hola otoño...

Bonita serviola a spinning que atacó el Pro-q 145 sin miramientos y fue puesta en seco con la ayuda de la Salt2.

Por fin parece que ha entrado algo de frescor en nuestras vidas y las lluvias acaban de certificar que empieza otoño. Se trata de un otoño especial, con el agua aún muy caliente, y en el caso de las islas, durante el día el bochorno también es muy notable...aún. Pero, dejando de lado la loca climatología, nuestros amigos los peces también están entrando en superficie como era de esperar. Las lampugas y las serviolas ya dominan las aguas azules, y por otra parte, palometones y anjovas empiezan a dar la cara con más asiduidad de lo que lo hacen en pleno verano. Aun y así, el spinning topwater nos ha dado bastantes buenos peces durante la época estival. Entre las capturas más destacadas, una preciosa anjova, una serviola, algunas lubinas y palometones.

Las lubinas de cierto porte son difíciles en Baleares, pero esta no se resistió a un pequeño paseante.

La anjova, una especie muy común en la península pero poco abundante en el archipiélago balear. En esta ocasión, el Panic Prey hizo lo posible para atraerla y hacerla atacar.

Dejando atrás el verano, los primeros días de otoño están dando muchas capturas, la mayoría de las cuales ni siquiera las estamos fotografiando, tan sólo hemos hecho algún video. El tamaño medio de los peces está siendo pequeño, de momento ningún animal entrado en kilos como algunos que han salido durante el verano, pero la gran cantidad de peces clavados y ya ni digamos los ataques fallidos, hacen que valgan la pena jornadas como las que hemos vivido esta semana: pura diversión con los equipos ligeros. La captura más destacada, precisamente no lo ha sido por su tamaño, sinó por tratarse de una especie de fondo. La captura estrella se trata de una preciosa y oscura vaca, Serranus scriba, que arrebató un pequeño popper a un banco de palometones jóvenes. Una captura poco habitual en superficie que amenizó una tarde en la que pusimos en seco varios palometones, habiendo contado ese día dos ataques de grandes ejemplares, que por desgracia no se clavaron.

Una vaca a popping...¡lo último que me quedaba por ver en el spinning topwater!

Ahora tocará compaginar los días libres con los días que las lluvias arrecien y permitan ir a echar unos lances: una lotería!! Por nuestra parte, sólo nos queda poner toda la carne en el asador y darlo todo para optimizar los resultados en forma de capturas. Por la parte que concierne a los peces, seguro que ellos cumplen si estamos en el lugar adecuado y en el momento adecuado.

domingo, 28 de septiembre de 2014

Llampugas a spinning de superficie

La llampuga es un precioso pez migratorio que cada año entra al Mediterráneo para realizar la freza, procedente del Atlántico. Esta llegada coincide con inicios de verano, los huevos de llampuga eclosionan y sus alevines crecen a tal velocidad que a finales del mismo verano ya forman grandes bancos que depredan casi todo lo que se mueva. Tal es su voracidad, que una vez entrado otoño ya pasan el kilo de peso, y a finales de la estación algunos ejemplares pueden sobrepasar fácilmente los 3 kilos de peso. Como podemos ver, la llampuga es un pez que en a penas unos meses alcanza unos tamaños buenos para ser pescado a spinning, pero su presencia es efímera, y a finales de otoño, con la llegada de los primeros temporales de invierno y el descenso de la temperatura, emigra de nuevo hacia el Atlántico buscando aguas cálidas. Cada año se da el mismo ciclo, y de agosto a noviembre también podemos incluir la llampuga en la lista de especies que podemos capturar en otoño.

Mi primera llampuga del 2014, que no dudó en atacar el Panic Prey junto sus compañeras de banco.

Como se trata de un pelágico, su vida está asociada a aguas azules y oxigenadas, y lo más frecuente es encontrarla en zonas más profundas. Normalmente nada cerca de la superficie, por esa razón es un pez que ataca bien los señuelos topwater. Tiene sus días, hay veces que solo se limita a perseguir las muestras y atacar señuelos hundidos, pero por regla general, es un pez fácil de pescar en superficie, que ataca todo tipo de artificiales: poppers, pencils, sticks y skipbaits. Le entra a todo. Cuando quiere, claro. Hay días, como he comentado, que un pequeño jig o un vinilo con acción darting marcan claramente la diferencia, pero por regla general, la llampuga es un pez para ser pescado en superficie.

Uno de los dobletes junto a mi amigo Marcos....momentos de locura en superficie.

Cuando localizamos un banco, si logramos retenerlo cerca del alcance de nuestro lance, los dobletes, tripletes y pókers no suelen demorarse. Enseguida se dejan ver, suelen iniciar sus persecuciones en grupo, atacando los señuelos de forma agresiva y vistosa. Su llamativo colorido hace aun más atractiva su pesca; es espectacular ver esas siluetas verdes cortando el agua como rayos hasta atrapar el señuelo con sus fauces, y una vez clavadas, su combate es un show en vivo, donde se combinan saltos y acrobacias con cambios de dirección a gran velocidad, todo esto sin perder ni un ápice de fuerza e intensidad en su empeño de alejarse de la orilla. Tal es su nervio, que una vez en seco es un pez difícil de sujetar que no cesa de sacudirse, lo que nos obliga a ir con cuidado de no clavarnos uno de los anzuelos mientras da cabezazos descontroladamente.

Llampuga de buena medida para ser capturada en septiembre. Normalmente estos tamaños son más comunes en octubre.

Resumiendo, estamos ante uno de los peces depredadores más bellos del planeta, veloz, fuerte y potente. La llampuga y su pesca a spinning de superficie tienen todos los ingredientes necesarios para hacernos disfrutar al máximo. Es una lástima que sólo las tengamos unos meses, pero más triste es aprovechar los días que este pez pierde su desconfianza para matar todos los ejemplares que capturemos. Al fin y al cabo, aun se trata de alevines de un pez que sobrepasa los 20 kilos de peso, y si no dejamos que una gran parte de esos alevines vuelvan al Atlántico al acabar otoño, lo que sucede es que al año siguiente el número de adultos que vengan a desovar será menor.  Entre la pesca tradicional de "los capcers" que se lleva a cabo sólo en Baleares, y la gran presión que sufre por parte de los pescadores recreativos, si no empezamos a hacer algo con la talla mínima de la llampuga y unas etapas de veda definidas, ignoro cual será el desenlace del gran viaje migratorio que realiza esta especie.

jueves, 18 de septiembre de 2014

Espetones en superficie

Finales de septiembre, época de lampugas. Como no podía ser de otra manera, Cristian y yo hicimos una “mini escapada” para ir a por ellas. Llegamos a la zona escogida a la hora de comer. Deshicimos las maletas, comimos algo y nos fuimos a explorar los posibles pesqueros. Estuvimos toda la tarde con el sol en el cogote subiendo y bajando acantilados para calibrar bien cuál sería el elegido para pegarnos el madrugón al día siguiente y encontrar las lampugas. De todos los pesqueros que “visitamos” elegimos dos para pegarnos el madrugón e ir en busca de los preciosos “demonios verdes”.


Sonó el despertador a las 6:00 de la madrugada, café rápido y hacia el pesquero. Como estaba previsto llegamos antes que saliera el sol y Cristian me recomendó poner un Buginu 140 para atrapar algún espetón. Pero a los cuatro lances contados me cansé, ¡yo quería superficie! Así que cambié el señuelo y puse el rey de este verano, el Panic Prey. Estuve cerca de media hora lanzando, cubriendo la máxima extensión de agua posible hasta que, cuando ya tenía el señuelo casi a mis pies oí “splaaaash” y vi claramente como una boca alargada agarraba con fuerza mi señuelo y daba un cabezazo. La explosión fue tan fuerte que no hizo falta ni llamar a Cristian, al segundo estaba a mi lado viendo el espectáculo. Por desgracia me picó tan cerca que el combate duró poco. Rápidamente Cristian lo ensalabró, cuatro fotos contadas, ¡y al agua! Sólo cuando el espetón volvió a su medio natural me di cuenta de lo que había logrado. ¡Un espetón a superficie! Me siento muy orgullosa y a la vez afortunada de haber logrado este reto, siendo tan solo mi segunda captura topwater. Al final tanto esfuerzo está dando sus frutos,  ¡y estoy más feliz que un niño con zapatos nuevos!


Al día siguiente, ya que teníamos que ir más lejos,  nos levantamos a las 5:45 y se repitió el ritual; café rápido y hacia el pesquero. En esta ocasión el destino quería que fuera Cristian quien consiguiera el reto de los espetones a topwater, y como maestro que es, ¡lo consiguió por partida doble! Las picadas que tuvo él se asemejan mucho a la mía, demasiado cerca de la costa para poder disfrutar mucho del combate. Los dos espetones fueron fotografiados y devueltos al agua en plenas facultades.

domingo, 14 de septiembre de 2014

Estreno en superficie

Para mi es todo un honor poder escribir una entrada en este blog, ¡mi captura compartirá espacio con bichos preciosos y enormes! Hace años si alguien me lo hubiera dicho, no me lo hubiera creído. He estado toda la vida pescando "raors" y para mi el spinning hace solo dos años era una modalidad bastante desconocida. Pero entonces lo conocí y me enganché, y a raíz de ir sumergiéndome en el mundo del spinning conocí al escritor principal de este blog: Cristian! 


A partir de entonces todo fue ir aprendiendo poco a poco técnicas, tipos de señuelos, especies y un largo etc. No está siendo fácil, la verdad. Son muchas jornadas haciendo bolo tras bolo, pero por suerte siempre he tenido al lado a un maestro paciente. Cristian ha dejado sin rechistar que le pierda señuelos de todo tipo y en las circunstancias más bizarras (véase pescar un puente), ha estado con un ojo en su señuelo y un ojo en el mio para comprobar que hacía bien el "walking" y muchos mas detalles, que no hace falta describirlos! ¡Todos sabemos apreciar el interés que pone un maestro para que su alumno aprenda todo lo posible!


Pero por fin, después de varios meses solo mojando cacharritos varios de superficie, llegó la recompensa! Era mi día libre, así que no lo pensamos. Preparamos todo el equipo, hicimos unos bocadillos y justo cuando salíamos por la puerta de casa empezó a llover. Pero a llover mucho. Las caras nos cambiaron a los dos, nuestro día de pesca se veía repentinamente cancelado. Pasaron unas interminables 4 horas controlando la lluvia, si paraba o no. Al final la suerte se puso de nuestro lado y pudimos partir rápidos como el viento hacia el pesquero elegido. Llegamos, caminamos los 45 minutos de rigor, montamos y a lanzar. La verdad, no esperaba esta sorpresa. Ya cuando el sol nos anunciaba que nos quedaba poquito más de una hora para tener que volver a casa, hice un lance perfecto. De esos lances meditados, en los cuales te concentras en el punto exacto al que quieres llegar.Sientes los brazos relajados pero firmes, la línea ofreciendo cierta tensión en el dedo índice. Y entonces respiras, y se hace la magia. 

Fue caer el señuelo al agua, dos recogidas a walking y notar el temblor en la puntera de la caña. Cual rayo, el temblor se desplazó por todo mi cuerpo y solté un grito: "Cariiiiinyuuuuuuu"". Solo mire un segundo a Cristian, el tiempo para comprobar que me había oído (estábamos a cierta distancia). En menos de 10 segundos estaba al lado mio: "bombea!! Y mantén la línea tensa!". Me concentré, miraba la línea como se movía de lado a lado buscando las piedras del fondo, de vez en cuando el animalito daba cabezadas y la caña volvía a temblar. Recuerdo cada segundo de ese combate, ¡mi primer combate con un palometón!

Al poco tiempo Cristian agarraba el bajo y me ayudaba a poner en seco la palometa. No se si primero fueron los gritos o los saltos, o los dos a la vez. ¡¡Pero la emoción aún hoy me dura!! Unos 10 minutos antes, Cristian me había recomendado poner el Panic Prey, con el cual había pescado una anjova y varias palometas. Y tengo que reconocer que dio resultado y nos salvó del bolo. Después de esta primera captura a superficie, puedo asegurar que dedicaré mucho más tiempo del que ya dedicaba. ¡El rock quedará relegado solo a concepto musical! 


¡Hasta la próxima!

miércoles, 3 de septiembre de 2014

Savage Gear Salt 2, 15-42: una caña de caña!!

En esta entrada hablaré de la caña que estoy utilizando desde hace un mes. Se trata de la Savage Gear Salt 2, en su versión 15-42, la segunda hornada de la gama Salt para la pesca específica a spinning de depredadores marinos. Estamos hablando de una gama excelente en cuanto a relación calidad-precio, con unos acabados de muy buen gusto y unos componentes de calidad que le proporcionan una estética seria y moderna. El blank es mayoritariamente blanco, fabricado de fibra de carbono de alto módulo. Para los amantes de las cañas blancas, en la Salt tienen la oportunidad de encontrar una vara albina de calidad y a un precio razonable. La empuñadura y la talonera, suficientemente larga para efectuar los lances con comodidad, están fabricadas en espuma rígida de Eva, en color negro. El portacarretes tiene un acabado muy curioso. Todas las anillas son Sic premium, aptas para trenzados y con una distribución a lo largo del blank más que correcta. Si además añadimos sus grandes cualidades (referidas a lance, acción, potencia, peso y longitud), hablamos de mucha polivalencia, sensibilidad y suficiente reserva como para girar la cabeza a un buen pez en un contexto difícil.


Uno de los factores que más preocupan a un pescador de orilla antes de adquirir una caña es la ligereza de ésta, su peso, en relación a su longitud. En el caso de la 15-42, el peso se sitúa en 205 grs, con una longitud total de 2'79 mts. Se trata de una caña idónea para la pesca a spinning desde costa, lo que modernamente se conoce como shore fishing, tanto por su longitud como por lo cómoda que resulta para la muñeca. Otro factor que preocupa mucho al spinner es la capacidad de lance de su caña, y en este caso, volvemos a encontrar uno de los puntos fuertes de las Salt: su potencia de lance. 


El peso de lance recomendado, situado entre 15 y 42 gramos, es muy fiel a la realidad, ya que lanza bien pesos ligeramente superiores a los recomendados por el fabricante. Aun y así, no recomiendo cargarla con más peso y se puede decir que la caña trabaja a máximo rendimiento con señuelos de 20 a 40 gramos. Hablando de pesos inferiores, he usado esta caña con los nuevos Sandeel de 10 gramos y he de decir que se "notan" pero no se lanzan como es debido. Aunque para estar por debajo de la potencia de lance, no se puede quejar uno de los lances que salen. En cuanto a la acción de pesca en sí, es una caña sensible pero progresiva. Ofrece sensibilidad tanto en el accionamiento de los señuelos como a la hora de trabajar y cansar peces, adaptándose a cada peso sin perder nada de potencia, pero permitiéndonos disfrutar de cada captura por modesta que sea.


Como pueden ver, nos encontramos ante una caña de spinning polivalente, BBB(buena, bonita, barata), y lo que es realmente importante: no da cansancio, lanza mucho, mueve bien y trabaja igual tanto peces entrados en carnes como peces pequeños. ¿Qué más se le puede pedir a la Salt 2? Que pesque sola, pero eso no depende de ella ¡sino de nosotros! ¡Hasta la próxima!

viernes, 22 de agosto de 2014

¿Sandeel Slug o Sandeel a secas?

Como ya sabéis, recientemente empecé a colaborar con Savage Gear y he tenido el privilegio de probar algunas novedades que están llegando a las islas. En esta entrada hablaré del Sandeel y el Sandeel Slug de 10 centímetros, dos vinilos necesarios para el amante del spinning ligero, versátiles y efectivos, pero con cualidades diferentes. Veamos para que sirve cada uno o en qué circunstancias puede marcar la diferencia un modelo u otro.

El Sandeel, en todos sus tamaños, se ha consolidado como uno de los vinilos más efectivos para la lubina... 

Empiezo por el Sandeel a secas, con paddle tail (cola de pala), que no es más que la reproducción en pequeña escala del modelo existente de Sandeel que todos conocemos. Su acción se mantiene pese al pequeño tamaño y es una excelente alternativa para peces más bien parados o en actitud de espera, o bien para especies menos rápidas. Está disponible en 4 colores distintos, y viene con su respectivo jighead de 7 gramos, pero gracias a la densidad del vinilo, el señuelo montado pesa 10 gramos. Lo que más sorprende de la calidad del vinilo, es que conserve esta densidad que le proporciona resistencia, pero a la vez, ni pierde movilidad ni flexibilidad. Se puede decir que los Sandeel son vinilos resistentes que además mantienen unas cualidades de movimiento y flexibilidad increíbles. Sucede que muchos vinilos del mercado son muy flexibles y naturales en cuanto a movimiento, pero bastan dos peces para destrozarlos. El Sandeel es la excepción, aguanta lo que le echen sin  perder su "gracia vital". En cuanto a sus cualidades de lance, me quedo con el Sandeel Slug, por eso de la forma de la cabeza, algo más alargada. Los lances con el Sandeel normal son un poco herráticos, cosa más habitual en vinilos que en señuelos con transferencia de pesos, aun y así, podemos lanzarlo medianamente bien, aunque solo pese 10 gramillos.

Un gitano, Mycteroperca rubra, que atacó el pequeño Sandeel.

Vayamos ahora a por el Sandeel Slug, que carece de cola de pala y es una imitación del lanzón. Su interior es hueco, con la cola alargada y fina, con una pequeña terminación con el acabado de la cola del lanzón. Esta maravilla de vinilo además viene equipada con una cabeza plomada específica para que desarrolle la acción de darting, que tiene la cualidad de activar el instinto más agresivo y territorial de los peces. Se trata de una acción mas bien rápida para peces nadadores que suelen estar en movimiento, o para peces que se encuentran excitados o en cierto estado de actividad, aunque también me ha demostrado que puede causar reacción entre depredadores más calmados. Está disponible en los mismos colores que su primo Sandeel y la calidad del vinilo es idéntica. En lo que veo cierta mejora respecto su primo es en el lance, supongo que debido a la ausencia de paddle tail y a la forma específica del jig-head, más alargada y aerodinámica.


Por el momento, el poco tiempo que he dedicado a probar y remojar estos dos vinilos, he obtenido picadas y capturas variadas. Desde peces resabiados como la lubina, pasando por especies de fondo como los sargos y los serránidos, hasta llegar a los rápidos palometones. No obstante, no he tenido tiempo de probar todo lo que querría haber probado. Me explico. En el caso del Sandeel, el montaje adecuado es el de vinilo más jig-head. Sin embargo, en el caso del Sandeel Slug, las opciones de preparar el vinilo con otros montajes quedan abiertas. Lo podemos montar en carolina,  texas,  weightless, drop-shot....lo que nos de la gana!! Se trata de un señuelo verdaderamente polivalente, que bien merece una entrada específica para él solito. Seguiremos experimentando con el Sandeel Slug para poder dedicarle esa entrada en el futuro....¡Hasta la próxima!

miércoles, 6 de agosto de 2014

Pescamar Agosto 2014: Anjovas en superficie

Este mes de agosto he tenido el honor de volver a aparecer en la portada de Feder Pescamar, revista con la que colaboro desde hace unos años. En esta ocasión, el tema va de anjovas en superficie, y la portada viene acompañada de su correspondiente reportaje. Si ya tienen su ejemplar de la revista, que la disfruten!! Si aun no la tienen, les animo a hacerse con una!!


lunes, 28 de julio de 2014

Colaboración con Savage Gear y Seaspin

En esta entrada quisiera dar las gracias por la gran oportunidad de colaboración que me ha brindado Garper Fishing. En lo personal, para mi es todo un honor entrar a formar parte de esta gran familia, pero además, como pescador, tengo muchas ganas de probar los señuelos que ofrece Savage Gear y Seaspin. Más allá de mis gustos personales, la efectividad y buena reputación de sus productos es sobradamente conocida por los pescadores de spinning. A día de hoy, ¿quién no ha usado aun un Sandeel o un Mommotti? Poder probar los señuelos ya existentes y las novedades del año que viene también me llena de gran satisfacción ya que las mejoras e innovaciones que han experimentado estas conocidas marcas ofrecen al pescador un gran abanico de opciones ante todas las situaciones y especies. En futuras entradas hablaremos de estas novedades.

El primer palometón de la tarde mágica....tal y como se puede apreciar en la imagen, se tragó el vinilo entero. Lo que asoma de la boca es el jighead.

Sólo les diré que la primera tarde, o mejor dicho, el primer rato (no pegué ni 20 lances) que he tenido para remojar tan solo dos señuelos (uno de vinilo y otro de superficie), obtuve unos resultados bastante aplastantes. Sin apenas moverme de una pequeña punta de roca, esos pocos lances dieron de sí para capturar 2 palometones, 3 vacas y una lubina, que fueron devueltos conforme iban siendo capturados. Los dos señuelos protagonistas causantes de tal alboroto fueron el pequeño Sandeel Slug de color perla, montado con un Sandeel Jigg Head de 7 gramos. Al tercer lance ya había puesto en seco el primer palometón, y en cosa de unos minutos le siguieron las vacas y la lubina.


Tras quedar alucinado con la gran efectividad de este pequeño vinilo, decidí probar otra de las muestras, en este caso un señuelo rígido: el Panic Prey, también de Savage Gear. Sucedió casi lo mismo que con el vinilo: al tercer lance, otro palometón interceptaba el señuelo en la superficie produciendo una preciosa explosión de agua. Tras la captura, grabamos la suelta del ejemplar en video y volvimos a la playa donde estábamos pasando el día. Desde esa tarde estoy ansioso por dedicar una mañana o una tarde entera de pesca con estos señuelos y otros modelos que tengo de muestra. Si en apenas 15 minutos dos señuelos tan distintos la liaron tanto es por algo. Una captura vale más que mil palabras, y en este caso no hubo una, sinó seis capturas, repartidas entre tres especies distintas. La cosa promete, y mucho. Me despido y les dejo algunas fotos de esa tarde, un gran ejemplo de eficacia en estado puro....¡Hasta la próxima!

El Panic Prey, sin duda dará qué hablar, en tres lances ya había puesto en seco un pez.