Blog especializado en spinning, captura & suelta y fotografía de pesca.

sábado, 26 de diciembre de 2009

Evaluación anual, 2009


Ya estamos a punto de finalizar el 2009, y ya podemos hacer un balance sobre la pesca a spinning y jigging en nuestras latitudes. El sino de esta entrada no es subir las imágenes de todos los peces que hemos capturado, sería aburridísimo poner tropocientas fotos de anjovas y lubinas. Las imágenes escogidas son significativas, y resumen ínfimamente todo el compendio de salidas de pesca. Han sido 12 meses de maduración, paciencia e insistencia, en los que la observación así como el estudio del medio y de la climatología nos han ayudado a obtener más capturas que en años anteriores. Hemos pescado en los mismos escenarios de siempre, bajo una estricta acción top-water, y se puede decir que hemos quedado satisfechos por las capturas y los resultados. En cuanto al jig-cásting y el jigging, tampoco se dio mal, habiendo embarcado varias especies emblemáticas a lo largo del año empleando estas técnicas.







domingo, 13 de diciembre de 2009

Gran Canaria 2009, pesca agresiva

Granca, gran roca emergente en pleno Atlántico, azotada por fuertes vientos y bañada por aguas bravas a merced de éstos. La climatología, es sin duda, el principal condicionante sobre la pesca canaria, y eso lo saben bien nuestros amigos canariones, quienes nos advirtieron sobre los cambios repentinos de tiempo, que podían fastidiar el mar y hacer imposible la navegación. Así pues, sabíamos a lo que íbamos, condicionados por nuestras responsabilidades laborales nos vimos obligados a comprar los billetes con mucha antelación, con el riesgo que conlleva no tener una previsión de la meteo precisa y certera. Hasta dos días antes no pudimos confiar en las previsiones, que nuestro amigo y anfitrión Ángel Hernández sabe interpretar como el mejor de los meteorólogos; años de experiencia le avalan. Esas previsiones, unidas a la poca pesca durante el último mes, nos advertían que los peces iban a ser difíciles de conseguir, sin embargo llegó el día y los billetes ya estaban comprados, así que emprendimos un duro viaje sin tregua ni descanso, a merced de un mar agresivo y adverso, que conllevaría una pesca a su vez igual de agresiva y enérgica.


Sin los esfuerzos de nuestros anfitriones, quienes nos llevaron a sus mejores pesqueros, unido a nuestro tesón e insitencia, se podría decir que no hubieramos capturado nada. Se hizo más de lo que se pudo, no pudimos descubrir ninguna meca del light jigging, si bien veo unas posibilidades enormes en el spinning isleño, la pesca del black-bass y el deep jigging.


He de confesar, que de principio al final me sentí como en casa, y tanto Rafa, como Jose, como los dos Ángeles, se comportaron como si nos conociesen de toda la vida. Ángel además hizo de patrón y nos ofreció su apartamento a pie de acantilado con todas las comodidades que ello conlleva. En todo momento tuvimos un guía que nos acompañaba, se combinaban horarios para estar allí con nosotros. La pesca no dió más de sí, pero claro está que fué el mal tiempo el que se cruzó en nuestro viaje para dejarnos pocas horas de pesca efectiva, tan claro como que tanto pescadores como anfitriones hicimos todo lo que pudimos. Eso sólo me deja algo bien claro: volveremos, pero la próxima vez, con dos días de antelación para conocer con seguridad la climatología. Me gustó el deep jigging y el spinning ortodoxo que allí practican, que unido a la presencia de tantas especies ausentes en aguas mediterráneas me parece extremadamente tentador y me obliga a volver. 

Me quedo con la hospitalidad recibida y la realidad de una isla que padece sobre explotación pesquera y cuyos peces se han visto influenciados por el cambio climático.¿Les suena? A mi sí, nos sucede lo mismo en el resto de costas españolas. En nuestras manos está evitarlo.

martes, 24 de noviembre de 2009

Mi hermano mayor, Jose Roca

Ustedes se preguntarán, ¿porqué le llama hermano si sus apellidos demuestran lo contrario? Mi contestación es evidente, a pesar de estar sujeto a  mi condición de hijo único, a día de hoy, este gran individuo -lo de gran va por complexión, por intelecto y por valores-, ejerce las labores de hermano mayor, ese hermano que nunca tuve. Por culpa de nuestros trabajos casi no coincidimos, aun y así, es la persona que mejor se compenetra conmigo en cuanto filosofía y forma de ver la pesca, quien me aconseja, quien me hace callar la boca en más de una ocasión, quien me ayuda a configurar las posibles teorías sobre la movilidad de los peces y sus costumbres. No solo eso nos une, además, tiene las mismas obsesiones y objetivos que el narrador, los dos seguimos la misma cruzada en pos del carángido, túnido o morónido de ensueño. Para más inri, nuestras espectativas, cómo no, siempre van enfocadas a la pesca top-water, buscando esa explosión, esa persecución o ese parón que se grabará perpetuamente en nuestra memoria, siendo la captura y suelta nuestra directriz principal, casi no nos llevamos peces.


Le conocí hace tres temporadas, en verano del 2007, fue la última incorporación del Kalima Team. Me lo presentó un vecino de pantalán  llamado Héctor, que vivía en un velero, hábil carpintero y guitarrista de flamenco excepcional. El primer día que nos vimos organizamos una barbacoa en el velero del amigo Héctor; tras una larga charla sobre llobarros ( lubinas ), ya habíamos preparado una salida a dos días vista. Tras aquella primera incursión al Mediterraneé con Jose a bordo, las salidas se sucedieron, y cómo no, las capturas fueron afianzando más y más nuestra preparación y la coordinación el uno con el otro; coordinación necesaria para elevar el índice de peces embarcados. Una coordinación no exhenta de nuestro humor particular, que solemos compartir con quienes vamos de pesca, quienes ya están habituados a escuchar motes como rata, zeta-clan, minor, croqueta, maraca, y otros tantos que podrían configurar perfectamente un diccionario propio y genuino. En definitiva, nos gusta "rebautizar" los nombres de peces, señuelos y demás jerga propia de los pescadores. Por ejemplo: "rata" es el sustantivo que usamos para designar a la anjova, conocida también como tallahams, lirio, pejerrey, golfar, dorado o chova, según la región geográfica recibe un nombre u otro.


Desde que nos conocemos no hemos parado de pescar a superficie, en pos de cualquier especie, de hecho, en los averíos ya no usamos casting-jigs, siendo la lubina, la anjova y el palometon nuestras especies preferidas, junto los bonitos, las lampugas y las tunas, que no de fiestas de boda, me refiero a esos colosales peces de lomo oscuro con aires de torpedo, únicos por su fuerza, velocidad y potencia. Tan sólo usamos los jigs en invierno para pescar a jigging, y en contadas ocasiones estivales para pescar a jig-casting, cuando la meteorología no es adecuada para pescar a superficie y los peces se encuentran en capas de agua más profundas o, puntualmente, cuando se trata de tunas alimentándose de micro talla. Somos así de cabezones, preferimos el bolo extremo al jurel con jig, si bien esta cabezonería y este empeño en usar solo señuelos superficiales nos ha obligado a  aprender de todos los fracasos para minimizar el índice de bolos a lo largo del año. En invierno, cuando vamos a la lubina, solemos traicionar nuestra fe ciega y acabamos supliendo el paseante por un minnow, un vinilo o un jerk-bait, no sin antes pasar varias horas con el wtd o el slidding, hasta convencernos que esa no es la mejor alternativa, si bien, en ocasiones es la única infalible, aun con agua muy fría, pero en otras nos lleva a cambiar de muestra.


Siguiendo en la linea de invierno, en breve nos veremos inmersos en bajas presiones, emparejadas con bajas temperaturas y mares revueltas. Si el mar lo permite, seguiremos usando los stickbaits, pero cuando el temporal azote las piedras no nos quedará más remedio que volver a nuestro spinning ancestral con minnow, aunque usar unos bucktails del amigo Jurela's tambien son una opción más que acertada, ahora me acabo de acordar que tengo que hacerle un pedido desde hace unos meses. El tiempo ha pasado y ya pronto los necesitaremos, habrá que meterse prisa y hacer el pedido pertinente si no queremos seguir con los peces nadadores. Mientras tanto, nos queda algo de tiempo para disfrutar del squid fishing, tontear con el jigging local, e intentar aprovechar la climatología más bien moderada para seguir pescando como a nosotros más nos gusta: a superficie. Una cosa tiene bien clara el grandote de Jose, y es que si puede pescar a superficie, va a seguir haciéndolo, aunque la sombra del jigging y los cefalópodos tambien le persigue-no es el único-, pero todo se andará, por fin tenemos plotter y sonda decente, herramientas con las que antes no contábamos.

El amigo Héctor en el primer día con Jose a bordo. Si no hubiera sido por él nunca hubiera conocido al que hoy es uno de mis mejores amigos.

viernes, 20 de noviembre de 2009

¿Porqué a superficie? 1ªParte

Remitirme a una respuesta explícita minimiza las verdaderas convicciones y motivaciones que nos hacen escoger este tipo de pesca, donde son de suma importancia las emociones, basadas en diversas percepciones auditivas, visuales y táctiles; en definitiva hablamos de percepciones sensoriales. Sensorial, de los sentidos, esos sentidos que son traicionados por producción espontánea de adrenalina, solo amansados con temple y saber hacer, algo que tan sólo nos da la experiencia. Experiencia, de experimentar, que no de ser expertos.


He aquí el porqué, la respuesta sólo nos es otorgada a base de la experimentación, los éxitos y los fracasos, las conclusiones que obtenemos, siendo tantas veces válidas como inútiles. Para poder hablar de experimentación tenemos que hablar tambien de ensayo. Mis ensayos pescando a superficie se remontan al año 2005, siendo el año posterior el punto de encuentro de varios individuos con idénticas obsesiones y gustos, que a día de hoy forman un círculo de amistades consolidadas que refleja esa complicidad en cada salida de pesca, y que se conoce en este mundillo con el nombre de Kalima Team.


Los resultados no son sólo fruto de la experiencia, tambien de la cooperación, pues cuando se trabaja en equipo todos los componentes de éste funcionan en total coordinación. Pero esta coordinación no deja de ser fruto de fracasos y victorias. Volvemos a lo mismo. He mencionado varias veces el hecho de salir con éxito o salir "escaldado", y mis motivos tengo, pues la pesca a superficie requiere una cierta teoría, pero si no la llevamos a la práctica no veremos realmente si se nos da bien o mal. Práctica, de practicar, que no de ser prácticos, aunque a veces serlo es totalmente necesario.


El momento de embarcar una captura es siempre crítico, por esta razón, la confianza sobre nuestro compañero en el momento de asistir el pez tiene que ser igual o mayor a la que nos daríamos a nosotros mismos en caso de estar solos. Si yo no erraría él tampoco lo hará, esta es la premisa.

Así pues, vuelvo a  remitirme a nuestros primeros ensayos con los señuelos de superficie. Al principio veíamos muy limitada esta pesca a lubinas y anjovas, si bien la existencia de multitud de videos y webs nos hizo buscar nuevos horizontes y ampliar el marco de capturas. Nuestra técnica era tambien limitada, walking para lupus y "a todo trapo" para los dentados, pequeños stickbaits para los primeros y pencil-poppers para los otros. Lógicamente estos primeros ensayos fueron dando sus capturas, fruto de la insistencia y la cabezonería, sin embargo, hubieron más días de cambiar surface por minnow o jig, buscando la efectividad, anteponiéndola a la selección. La misma experiencia nos abriría los ojos en poco tiempo, dándonos cuenta que la pesca a superficie puede llegar a ser la más productiva en cuanto calidad de capturas, hablando de spinning, si la comparamos con la pesca con minnows o con casting jigs . Me viene ahora a la memoria mi primera captura a superficie, que no a paseante, sí, han leído bien, ahora se lo explico. Por aquel entonces, yo era un fan number one del original y del recien nacido x-rap, siendo el primero floating y el segundo suspending, como bien sabemos. En un micropunto lubinero me dispuse a lanzar mi original y, tras moverlo aproximadamente un metro, levanto dos lubinas bien lustrosas que se limitan a seguirlo. Aún me pregunto qué me impulsó a pararlo en seco. Éste ascendió desde los veinte centímetros que lo separaban del linde entre aire y agua, y tras un segundo estático flotando en superficie, una de las lubinas dió un coletazo para impulsarse sobre el Rapala, succionándolo con las mandíbulas abiertas; la explosión de agua fue magnífica. Me atrevo a decir que aquel hecho fué el que realmente me motivó a aventurarme con los señuelos de superficie propiamente dichos.


En aquel otoño del 2005 acababa de salir el Pelagic Fever en el que aparecía el amigo Viladiu pescando palometones y anjovas, acompañando a Lito Dentex y el gran Varcasia, para mi un claro referente de esta pesca a nivel europeo. Este otro hecho no sólo me convirtió en un fanático de esta pesca, además me obsesionó, creo que de por vida, con las lichias de porte. En ese video salía el menorquín hablando de los foros de internet. Yo me dije, ¿y qué es eso?, puse "foros de pesca" en el buscador de google y pronto me vi registrado en varios sitios, ante la sorpresa que en mi zona, Barcelona, no había casi nadie que pescase a spinning, y los que lo hacían eran asiduos al Delta. Tal fue mi sorpresa que me apresuré a colgar algunas fotos para intentar mostrar al mundo exterior que aquí tambien pescábamos así, y que no nos hacía falta realizar excursiones a Riumar para obtener buenas capturas. Me arrepiento de ello, estúpido de mi, ojalá la gente siguiera pensando que en Barcelona y sus aledaños ya no queda ni un pez con vida, un craso error mostrar las posibilidades que ofrecen estas aguas. El daño ya está hecho, ahora me he metamorfoseado como un insecto, pero volviendo a mi estado original, que no de Rapala, y tan sólo posteo en sitios contados y mostrando información y fotografías con cuentagotas, mis motivos, a parte de personales, son obvios: si publicas peces la gente se piensa que allí donde vas está repleto de ictios.


He aqui una imagen publicada en varios foros, que motivó la desaparición de casi todos los patchinkos de Game Fisher Barcelona, en verano del 2007. Un claro ejemplo que evidencia la problemática de mostrar datos e imágenes en la red. Cuando el susodicho señuelo apareció en la tienda me llevé los dos primeros que habían llegado y hasta un mes despues, cuando publiqué la fotografía, nadie compró ni uno. Aquí era aun desconocido, aunque en el Norte ya lo usaran para lubina, en cambio ahora, ¿quien no conoce el patchinko?

Eso sí, he de aclarar una cosa: en los foros he conocido a grandes personas, algunas ya no están entre nosotros, a quienes dedico estas palabras de elogio, y les puedo asegurar que entre todo lo malo que pueda ocasionar un foro a través de la información que podamos divulgar, existen muchos puntos a favor de la amistad y el compañerismo, si bien me he llevado dos o tres decepciones personales, un tema que merece otra entrada, pero tengo bien presente que sin los foros no hubiera conocido ni a mi gran amigo Raul, ni al otro gran amigo el Raul andorrano, ni a Joan-Catania-, ni a otros muchos que aprecio como personas y como pescadores, con los que he vivido y seguiré viviendo excitantes momentos pescando a superficie. No solo podemos extraer lo negativo, los foros tambien me han proporcionado grandes jornadas en buenísima compañía.


Bien, esto ha sido todo por hoy, una primera entrada introductoria, pronto seguiremos reflexionando sobre la motivación que nos lleva a pescar a superficie, y la forma en que esta técnica nos unió a los miembros del Kalima Team. Es factible y posible pescar a superficie en solitario, sin embargo, hacerlo en equipo no sólo aumenta posiblidades de captura, tambien nos ayuda a evolucionar y aprender los unos de los otros...to be continued...

De izquierda a derecha, Jose Roca, un servidor y Raul Jaramillo