domingo, 13 de diciembre de 2009

Gran Canaria 2009, pesca agresiva

Granca, gran roca emergente en pleno Atlántico, azotada por fuertes vientos y bañada por aguas bravas a merced de éstos. La climatología, es sin duda, el principal condicionante sobre la pesca canaria, y eso lo saben bien nuestros amigos canariones, quienes nos advirtieron sobre los cambios repentinos de tiempo, que podían fastidiar el mar y hacer imposible la navegación. Así pues, sabíamos a lo que íbamos, condicionados por nuestras responsabilidades laborales nos vimos obligados a comprar los billetes con mucha antelación, con el riesgo que conlleva no tener una previsión de la meteo precisa y certera. Hasta dos días antes no pudimos confiar en las previsiones, que nuestro amigo y anfitrión Ángel Hernández sabe interpretar como el mejor de los meteorólogos; años de experiencia le avalan. Esas previsiones, unidas a la poca pesca durante el último mes, nos advertían que los peces iban a ser difíciles de conseguir, sin embargo llegó el día y los billetes ya estaban comprados, así que emprendimos un duro viaje sin tregua ni descanso, a merced de un mar agresivo y adverso, que conllevaría una pesca a su vez igual de agresiva y enérgica.


Sin los esfuerzos de nuestros anfitriones, quienes nos llevaron a sus mejores pesqueros, unido a nuestro tesón e insitencia, se podría decir que no hubieramos capturado nada. Se hizo más de lo que se pudo, no pudimos descubrir ninguna meca del light jigging, si bien veo unas posibilidades enormes en el spinning isleño, la pesca del black-bass y el deep jigging.


He de confesar, que de principio al final me sentí como en casa, y tanto Rafa, como Jose, como los dos Ángeles, se comportaron como si nos conociesen de toda la vida. Ángel además hizo de patrón y nos ofreció su apartamento a pie de acantilado con todas las comodidades que ello conlleva. En todo momento tuvimos un guía que nos acompañaba, se combinaban horarios para estar allí con nosotros. La pesca no dió más de sí, pero claro está que fué el mal tiempo el que se cruzó en nuestro viaje para dejarnos pocas horas de pesca efectiva, tan claro como que tanto pescadores como anfitriones hicimos todo lo que pudimos. Eso sólo me deja algo bien claro: volveremos, pero la próxima vez, con dos días de antelación para conocer con seguridad la climatología. Me gustó el deep jigging y el spinning ortodoxo que allí practican, que unido a la presencia de tantas especies ausentes en aguas mediterráneas me parece extremadamente tentador y me obliga a volver. 

Me quedo con la hospitalidad recibida y la realidad de una isla que padece sobre explotación pesquera y cuyos peces se han visto influenciados por el cambio climático.¿Les suena? A mi sí, nos sucede lo mismo en el resto de costas españolas. En nuestras manos está evitarlo.

12 comentarios:

Me voilà! dijo...

Se agradecen los cumplidos, aunque no se merecen, el trato a los invitados es directamente proporcional al buen rollo que transmiten...
Y esa foto...me parece que va a generar demasiadas expectativas...

Malditas borrascas del oeste.

Un abrazo

ppjones dijo...

...a ver, a ver....ese report!!
Fotitos, queremos ver fotitos!
No seais malos, que estamos impacientes.
¿miramos en "La arrancadilla" también?
Saludos
Jose Juan

Me voilà! dijo...

Jose Juan, mira que estás con ganas de peje...
Vamos a esperar a que Cristian de el paso, que ya apostillaremos desde la arrancadilla.

Saludotes

Cristian Rodríguez dijo...

Ya di el paso.....de nada por los cumplidos Ángel, vosotros lo valeis.

Jose Juan, ya lo tienes, espero que te guste, aunque pejes hay pocos.

Ya por último, disculpadme por el retraso, no tenía ni fotos ni tiempo.

Un abrazo.

gorrioni dijo...

Buen relato Cristian, has reflejado muy bien la pesca y la hospitalidad de los amigos de Granca...
Lástima que no acompañase el tiempo, pero ya se sabe cómo sopla por allí...,por lo menos pudísteis tocar algún pescado local y de "Freshwater".

Un saludo
Luis

Me voilà! dijo...

Yo no lo habría contado mejor.
Dejo algo en la arrancadilla...

aitor dijo...

Buen relato Cristian,

Esta gente son así, te hacen sentir como en casa desde el primer día. Lástima que el tiempo no fuera el mejor pero siempre quedan alternativas, ventajas de pescar con maestros que se conocen cada rincón del noroeste insular.

Un placer conocer a auténticos enfermos de la pesca y hasta la próxima que seguro no tardará en llegar.

Un saludo
Por cierto, ¿podrías enviarme la foto de mi bassito con más resolución?
ator555@gmail.com

Gràcies

fish dijo...

Toda aventura tiene cosas buenas y malas, y quizás la climatología es algo dificil de salvar. Me encantó la crónica. Por otra parte, los buenos isleños y el conocimiento de lugares harán factible las próximas salidas. Que seguro saldrá al gran animal.

Me voilà! dijo...

Las fotos de "La Casilla"...
Créanme, haber estado ahí dentro tomándose un botellín es un privilegio al alcance de pocos. Museo etnográfico, cuarto de aperos y sede oficial de bebercios y tenderetes varios, todo en uno.
Y mira que el pescador quería montar un "asadero" expresamente para los los invitados...Menos mal que al final ganaron los basses, sino creo que todavía no habrían llegado a Barna...

Saludos

Angel

Ps. Bonitas las fotos, muy representativas de la isla

jonk dijo...

Spectacular el report Cristian, además las fotos de un cuidado exquisito.
Al igual que a ángel, al resto nos queda “eso ingrato” de no haber cubierto las expectativas con el deep jigging ni con el spinning. Lo cierto es que somos esclavos de la meteorología y la prueba está en que lo que llevamos de semana el tiempo ha cambiado 3 veces.
La próxima, no daremos tregua.

Saludos

ppjones dijo...

¿Pocos peces dices?Cristian, yo no veo tan pocos y además, se ve que no parasteis en los tres días, eso certifica que el Team canario se portó con los invitados como acostumbra.Chapeau señores.
No queda más que felicitaros a todos.Enhorabuena.

Saludos
Jose Juan

Cristian Rodríguez dijo...

Gracias a todos por los comentarios, por los ánimos, felicitaciones y piropos varios, no sabéis cuánto lo agradezco. Un placer que os haya gustado tanto el relato. Respecto los anfitriones poco tengo que añadir, se portaron de lujo como ya sabéis quienes habéis tenido suerte de conocerlos.

Ángel, Rafa, Aitor, ya echo de menos la Isla, no creo que tarde en volver con ganas de revancha. Aitor, lo de las fotos está hecho, en cuanto pueda te las envío en plena resolución.

Un abrazo a todos.