lunes, 24 de marzo de 2014

Spinning ultra light y Rockfishing en Baleares

Ya estamos de vuelta después de unas breves pero intensas vacaciones en las Pitiusas, donde hemos combinado pesca y senderismo, aderezados con algo de fotografía, con la suerte que el clima ha estado de nuestra parte y hemos disfrutado de una semana entera de sol. Considero importante dividir la crónica del viaje en dos partes ya que el panorama del spinning más light y del rockfishing dista mucho del spinning más pesado en busca de grandes depredadores con señuelos de superficie. Ambas disciplinas nos han proporcionado resultados muy dispares, por eso cada una merece especial atención.

Tonina y un bonito merlo, Labrus merula, capturado con vinilo.
En lo referente al spinning más ligero, sinceramente nos hemos llevado una decepción. Era la variante en la que habíamos depositado más esperanzas y versatilidad, pero las todavía frías aguas insulares parecían muertas, carentes de vida. Hemos recorrido quilómetros enteros de costa lanzando todo tipo de muestras de lo más discretas, con bajos del 0'20 para abajo, y no sólo las capturas han sido muy pobres, si no que cada pesquero que visitábamos y rastreábamos parecía un auténtico desierto, donde solo se dejaba ver alguna castañuela, doncellas sueltas y algún que otro gobio.


A pesar de la poca vida en el litoral, hubieron algunas capturas que nos entretuvieron alguna que otra mañana. Los señuelos triunfadores fueron principalmente pequeños vinilos y paseantes hundidos, también de dimensiones reducidas. El compendio de capturas con equipos ultra ligeros ha sido bastante pobre pero se han dejado fotografiar algunas especies típicas del litoral Mediterráneo y hemos vivido algún (aunque breve) momento de frenesí alimenticio obteniendo varias capturas seguidas de espetones en pocos minutos, todos ellos de pequeño tamaño pero divertidos con equipos ligeros.


Todas las capturas han sido devueltas al agua en las mejores condiciones posibles, y para optimizar este propósito, antes del viaje reemplazamos todos los anzuelos triples por simples para así facilitar el desanzuelado y producir menores lesiones a nuestros amigos. Tan sólo una captura se ha desclavado durante el combate en todo el viaje, un dato a tener en cuenta a favor de los anzuelos simples. Si además añadimos que no hemos enrocado ni una vez y que se engancha mucha menos alga y suciedad que con los triples, su uso es muy recomendable. Y hasta aquí llega la entrada. En la siguiente hablaremos de peces y equipos más potentes, la otra vertiente del viaje.

3 comentarios:

Saul Herrera Poley dijo...

Una cosa que se me fue, muy correcto el tema de los anzuelos simples para artificiales, como ya sabes en los míos no faltan. La verdad es que tanto en clavada y fácil manipulación para soltar rápidamente peces como para evitar enroques indeseados son muy buenos. De nuevo, sigo esperando la segunda parte broo! ;)

Toni Martínez dijo...

Pues hay que esperar a que se calienten un poco las aguas. De momento también podeis disfrutar de maravillosos paisajes!! Bonitas fotos.

Cristian Rodriguez dijo...

Gracias por comentar Saul! La verdad que no tenemos queja alguna del viaje...sobre el tema anzuelos simples,creo que poco a poco voy a acabar cambiando los triples atodos los señuelos, aún me quedaan unos cuantos! Un abrazo tete!

Toni, gracias por el comentario! Parece que esto se anima, y si no, como bien dices, hay que gozar de los paisajes que tenemos!! Saludos!!