Blog especializado en spinning, captura & suelta y fotografía de pesca.

miércoles, 8 de marzo de 2017

Topwater spinning, temporada 2016


Siguiendo donde me quedé, empezaré por el resumen del reciente 2016 en lo que a pesca en superficie se refiere. Me resulta prácticamente imposible no dedicar gran parte de mis salidas anuales a esta pesca tan adictiva que es el spinning topwater desde costa y obviamente, 2016 no iba a ser diferente en este aspecto. Esta técnica volvió a dar buenos resultados, cosechando nuevamente varias capturas más que decentes, especialmente si hablamos de pesca desde orilla. Anjovas, palometones, espetones y llampugas han sido los principales protagonistas de otro año más de spinning topwater insular. 


Entre los tipos de artificiales de superficie que hemos empleado han destacado skipbaits, paseantes y poppers. A excepción de los pencil-poppers (que este año ni yo se porqué razón no los he empleado) todos los tipos de señuelos de superficie han funcionado con las especies anteriormente mencionadas en diferentes situaciones y contextos. En el caso de las anjovas, todas entraron a paseante flotante, concretamente uno de mis preferidos en los últimos años, el ProQ 120, y no porqué lo diga yo, los resultados hablan por sí solos.



En el caso de los palometones, fueron los skipbait y en concreto el Miniketc, los señuelos que mejor funcionaron. Este modelo, sin duda, cada año me gusta más y bajo mi opinión personal se afianza como el mejor skipbait del mercado junto su hermano mayor el Ketc. Aún no he utilizado un skipbait que lance tanto, sea tan fácil de recuperar y que pesque como pesca este.  De la misma forma que sucedió con los palometones, las llampugas también han sentido predilección por los skipbaits y he podido añadir esta especie a la lista de peces capturados con el Miniketc. Sin ir más lejos, el año anterior, en 2015, incluso un dentón atacó el Ketc sin llegar a clavarse, lo que evidencia el alto potencial de este señuelo.

Llampuga con el skipbait Miniketc.


Vayamos concluyendo con los espetones. A diferencia de años anteriores, que los capturábamos con paseantes, pencil-poppers y poppers, en 2016 sólo se mostraron efectivos los poppers, no me pregunten porqué. Y bien, en lo referente a spinning de superficie en 2016, poco más puedo añadir salvo que devolvimos al agua el 100% de nuestras capturas. A nivel de especies depredadoras tenemos ciertas limitaciones en la isla (siempre son las mismas), pero se puede decir que el año pasado nos permitió disfrutar de todas ellas a partes iguales. Eso sí, no todas fueron capturadas en superficie. 2016 también ha sido un año donde los minnows han recobrado importancia en mi caja de señuelos, pero de ello hablaré en las siguientes entradas. ¡Hasta la próxima!

"Barracuda" mediterránea capturada a popping. 

lunes, 6 de marzo de 2017

Pez golondrina a spinning


Entre los bonitos recuerdos que dejó 2015, no puede faltar el testimonio de la captura a spinning de un precioso ejemplar de pez golondrina, Dactylopterus volitans. Dicha especie es una de las 7 representantes de la familia Dactylopteridae en el planeta. Era la primera vez que capturaba esta especie a spinning pero lo que más me sorprendió fue el tamaño de la bestia, ya que por lo que pudimos constatar en las fuentes bibliográficas se trataba de un ejemplar de los grandes en su especie. De igual forma, su impresionante librea estaba a la altura del tamaño del bicho y no nos dejó indiferentes.


Entró buscando sargos y lubinas con un Sandeel slug, intentó enrocarse (o enterrarse) y ejerció más fuerza de lo que esperaba en esta especie, mostrándome sus alas desplegadas en modo planeo cuando ya se dejó traer. Al ponerlo en seco, inmediatamente agarré la cámara para inmortalizar la captura, tomando las imágenes que comparto en esta entrada y que muestran parcialmente la belleza y singularidad de este pez tan raro. Nada comparable a verlo en vivo y en directo pero con las fotos os podéis hacer una idea de lo que os hablo. Tras la sesión fotográfica de rigor fue devuelto al agua y nos deleitó de nuevo con su vuelo mientras se alejaba hacia las profundidades.


Curiosamente, había tenido varios encuentros con el bizarro pez golondrina durante sesiones estivales de snorkel y siempre me había fascinando su parsimonia en la natación, planeando con las alas desplegadas sobre los fondos de arena blanca de la isla, exhibiendo una explosión de contrastes que maravillan y seducen la vista. Me hacía ilusión toparme algún día con uno al otro lado de mi línea, pero jamás esperaba que fuese un ejemplar con tal coloración y tamaño. Repasando fotos de otras capturas de pez golondrina comprobé que suelen tener un tono más rojizo, amarronado, y suelen verse en medidas inferiores. Nunca antes había visto uno de tales proporciones, con esta coloración tan clara y con el moteado azul tan escandaloso, otra sorpresa más "Made in Mallorca" para enmarcar... ¡Hasta la próxima!