lunes, 14 de enero de 2013

Lubinas a spinning con vinilos, cubriendo todas las situaciones...


Si algo caracteriza los vinilos y los hace diferentes al resto de señuelos, a parte del hecho de ser blandos, es su naturalidad en el medio acuoso. Su efectividad es brutal tanto en aguas continentales como en el mar, y gracias a la variedad de montajes que podemos preparar con vinilos, hoy en día es posible plantearse pescar exclusivamente con estos señuelos, ya que, tal como adelanta el título de la entrada, son señuelos capaces de arrancar lubinas difíciles en diferentes escenarios y situaciones.

Resumiendo, se puede decir que la pesca finesse más ligera se podría reservar para pescar en aguas interiores tranquilas o playas someras, en días de escasa o nula corriente y aguas claras, cuando el guión exige pescar fino con slugs y bajos de linea de broma. Si no presentamos el señuelo de esta forma a Señora Lubina, probablemente se acerque, o ni eso, y se de media vuelta. El montaje Texas sin plomar es el que mejores resultados me ha ofrecido, clave con lubinas de porte pescadas a pez visto, de esas que ves y te ven, pero el wacky también ha sido un revulsivo en días raros.

Lubina a spinning con un vinilo sin plomar y anzuelo Texas, lo que se conoce como montaje weightless.

Por otra parte, ante situaciones de climatología más adversa (aguas abiertas y movidas, corriente y viento), los jig-heads son el complemento que convierten en útil un pedazo de goma que apenas tiene peso y que pierde su efectividad cuando es vapuleado a merced de las olas. Hoy en día podemos encontrar en el mercado muchísimos modelos de cabezas plomadas, con muy buenos diseños, muy bien equilibrados, presentados en muchos gramajes y armados con anzuelos medianamente decentes, sobrados para lubinas, pero cortos para meros de cierto porte y otras especies más potentes. El repertorio de shads acoplables a ese gran repertorio de jig-heads es notorio.

Lubina capturada a spinning con vinilo montado en una cabeza plomada, desde una playa.

En los últimos años hemos capturado bastantes lubinas con estos montajes de vinilos, pero no me hubiera imaginado nunca que el nuevo año empezaría de la mejor forma posible para todo pescador, brindándome una preciosa lubina el mismo día 1 de Enero. El ejemplar era muy lustroso, de lomo grueso y buena panza, bien alimentado, con aletas muy bien formadas y apariencia sana. Midió 60 cms y pesó 2'1 kgs, y engulló un slug de la casa Bass assassin, el Vapor shad, un magnífico vinilo montado en Texas sin plomar para seguir con la tradición. Obvio que el pez fué devuelto al agua como también manda la otra tradición.  Se trata del ejemplar que aparece en las dos primeras fotos de la entrada.

Parece que el 2013 al final resultará ser el año del cambio, excelente preludio de lo que está llegando y lo que tiene que llegar aún.

4 comentarios:

Aeromec Salah dijo...

Muy buen articulo sobre vinilos, aquí en Cadiz se utilizan mucho desde arenales y dan buenos resultados.
Muy bonita la loba del estreno, enhorabuena.
Saludos

Cristian Rodriguez dijo...

Gracias Aeromec!! se agradece el comentario. Qué recuerdos tengo yo de Barbate....enhorabuena a ti por poder disfrutar del Sur y de su pesca!!

Pep Franco Seguranyes dijo...

Buena entrada !, yo había sido anti-vinilos, pero cada vez me gusta m´s el tema, la verdad es que mueven muchos peces !

Cristian Rodriguez dijo...

Gracias retrasadísimas Pep, ahora leo tu mensaje. Me alegra que te pareciese interesante la entrada y que compartas gusto por las gominolas. Un saludo!