Blog especializado en spinning, captura & suelta y fotografía de pesca.

martes, 20 de mayo de 2014

En primavera...Palometones en superficie!

Como cada año sucede, los ciclos se repiten, y la primavera marca el inicio de la temporada cálida. Junto otoño, primavera es la época del año más indicada para practicar spinning, en especial spinning de superficie, mi técnica preferida para tentar grandes depredadores. En la anterior entrada ya hablé de las diferentes opciones que nos ofrece la primavera en lo referente al spinning, y la pesca en superficie es otra de esas tentadoras opciones.

El clásico "Días felices" sigue haciendo de las suyas.

Para tener éxito sólo basta con estar en los lugares adecuados y en los momentos adecuados, pero parece que los lugares teóricamente buenos para el palometón están muy explotados y masificados, tal como sucede en la península. Esta presión ha llevado a la especie a moverse con cautela por las islas, y realmente cuesta dar con ejemplares de tamaño decente pescando desde costa. Embarcado cambia la cosa, aunque no mucho. Pero a pata, a pie de veril, cuesta dar con ellos, y su gran movilidad dificulta mucho su localización. Hoy están aquí, pero mañana ya no están, este es el pan de cada día.

Los pequeños ejemplares, son capturas muy frecuentes del spinning insular más ligero...el problema es dar con sus "papis".

Se trata de una pesca porrera, se hacen muchos bolos, aquí las anjovas no están para dar la cara, ni los llobarretes en esos días que no hay ni lichias ni ratas. Aquí el máximo exponente del spinning topwater es el palometón, sin lugar a dudas. Otra cosa es valorar si vale la pena dedicar tantas jornadas para tan pocos peces. Pero para mi, sí vale la pena. A pesar de los bolos, no cambio una captura en superficie por una con otro tipo de señuelo. Ver cómo varios palometones se rifan el señuelo en uno o dos metros de agua  no tiene precio...bueno sí, tiene un precio, dedicación y respeto hacia esta especie.


miércoles, 7 de mayo de 2014

Espáridos y Light Game, aliados perfectos


Ya estamos metidos en plena primavera, estación de cambios, de eclosión. En esta época del año cualquier prado rebosa vida, y en el medio acuático sucede lo mismo. Muchas especies realizan su freza durante este periodo, y otras tantas necesitan retomar energías tras haber frezado en invierno. El mar es un hervidero de vida, donde unos se preocupan por prosperar y garantizar su descendencia y otros en seguir creciendo aprovechando la eclosión de microorganismos y alevines de otras especies. Se puede decir que en esta amplia cadena entran todos, participando de una forma u otra y para el pescador de spinning, la primavera es un momento crucial del año que se tiene que aprovechar y en el que también podemos entrar a formar parte.


Es buen momento para los atunes, que se amolan y se acercan a la costa, también para la pesca en superficie, ya que palometones, serviolas y anjovas también se concentran cerca del litoral. La ansiada lubina, ya desovada, también encuentra en estos meses un gran momento para recuperar fuerzas mediante una buena alimentación. Pero en esta entrada dejo de lado los grandes depredadores y me centro en un grupo que comprende especies omnívoras, de carácter y agresividad, con suficientes instintos de territorialidad y depredación como para ser unos peces asiduos del spinning más ligero y del rockfishing. Para mi, son los reyes de nuestro Light Game, por abundancia, por fotogénicos, y lo más importante, por las sensaciones que nos ofrecen cuando están al otro extremo de una línea ultra fina.


Con un equipo ultra light podemos lanzar y mover vinilitos muy suculentos para estos peces, que se asemejen a pequeños alevines, crustáceos o gusanos, incluso podemos atrevernos con pequeños paseantes y minnows, siendo comunes las "sorpresas". En cuanto a la acción de pesca en sí, se requiere precisión en los lances, mucho tacto para no perder señuelos enrocados, y firmeza para apartar al pez de una estructura. Es una pesca fina, con buenos ingredientes para disfrutar. Los espáridos se defienden, son peces que luchan; tienen días de máximo recelo, de adversión hacia los artificiales, mostrándose difíciles, incluso imposibles en muchas ocasiones; además, son peces muy fotogénicos, con fisonomía similar pero con unas libreas bien diferenciadas y bonitas. 


La única pega de los espáridos es la talla media de la mayoría de sus integrantes, bastante menor que otros peces más carismáticos. Las especies que alcanzan varios kilos de peso, son poco accesibles desde costa, a excepción de sargos, dentones y doradas que, por otra parte, cada vez son más esquivos y menos abundantes. Aún y así, tenemos todos los ingredientes para hablar de una pesca específica y productiva para estas fechas, la pesca de espáridos a spinning con equipos ultra ligeros, el bream fishing australiano aplicado en nuestras aguas. Si les interesa el tema, pueden indagar en este enlace: El rockfishing como pesca específica.


Así pues, me despido mientras seguimos entretenidos con las diferentes alternativas que el spinning nos ofrece en primavera. Luego vendrán meses de bochorno, con multitud de jaleo, veraneantes, embarcaciones, muchedumbre...habrá que aprovechar la tranquilidad que aún reina antes que los turistas vuelvan a invadir la isla en la época estival, y por variedad de especies no será! ¡Hasta la próxima!