Blog especializado en spinning, captura & suelta y fotografía de pesca.

sábado, 29 de diciembre de 2012

I love Night Spinning

Esta entrada se la dedico a los amantes de las horas crepusculares y de la oscuridad, así como a aquellas personas que alguna vez han querido pescar en estas circunstancias pero no lo hacen por falta de fe o por simple escepticismo. Pero también se la dedico a modo de reflexión a aquellos que explotan y castigan el mar pero luego se lamentan. Para mi, la pesca es magia, no destrucción ni aniquilación. Cada uno que sea consecuente y cargue con su conciencia, la mía está tranquila desde hace años...



Sin duda, la pesca nocturna a spinning es una de las variantes que más me gusta practicar, tal vez por el hipnotismo de los astros y la todopoderosa Luna, o tal vez por la tranquilidad y silencio que se respira bajo la penumbra. Aun no sé el porqué exacto, pero cada año sigo dedicando jornadas nocturnas. Normalmente, para mi la nocturnidad implica lubinas a spinning. La reina es la especie que más me gusta pescar bajo el amparo de las estrellas, a la que he dedicado más horas y con la que he experimentado mayor variedad de técnicas, algunas de ellas más propias de la pesca en aguas continentales.


Este año, por desgracia sólo he dedicado 5 noches a su pesca con señuelo, y en todos los casos opté por los montajes de vinilo en Texas sin plomar, que han sido clave para arrancar picadas de las lubinas nocturnas más recelosas. Todas las lubinas fueron devueltas al agua, se trataban de ejemplares que oscilaban entre los 500 gramos y el kilo, que merecen otra oportunidad para seguir creciendo y reproduciéndose. Ver cómo vuelven a su escondrijo nada más tocar el agua es una sensación única e inexplicable.



Llamada a la reflexión

Tanto mi amigo Jose como yo hemos notado un descenso muy considerable de las diferentes poblaciones residentes de lubina en diversos puntos del litoral barcelonés. Donde antes pescábamos llobarros con cierta asiduidad, cada año resulta más difícil conseguir si quiera alguna picada, ya no hablemos de peces puestos en seco. La situación me parece preocupante, pero viendo mil barcas donde antes pasábamos horas en soledad, viendo masacres de lubinitas en espigones y salidas de agua dulce, viendo pescasub que subastecen a la mitad de restaurantes de la Barceloneta y que machacan de sol a sol el rompeolas y el Llobregat, y sobretodo, viendo la pasividad de la guardia civil ante los tresmalleros y los arrastreros que calan en el mismo litoral, mucho más allá de sus límites...pues que queréis que os diga: me parece normal que cada año haya menos lubinas. Qué triste. Me da pena esta situación, más aún cada vez que recuerdo los relatos de mi avi Paco que en paz está, y de mi padre Ricardo, en referencia a la abundancia de lubinas antaño y de la buenísima talla media de los ejemplares de la época. Me hace gracia cuando mi padre me dice que pesco llobarretes, que ellos sólo "trincaban de 3 kilos p'arriba"....bueno, más que gracia, me da pena. Mucha pena. Sólo deseo que el 2013 sea mejor, aunque crudo lo tenemos si no cambian las cosas...
 Ya para acabar quisiera desear lo mejor para mis amigos y mi familia, así como a todos los lectores que encuentran este blog interesante y que lo van visitando para ver lo que se cuece. Gracias a todos y feliz 2013, el año del cambio...espero.