domingo, 14 de septiembre de 2014

Estreno en superficie

Para mi es todo un honor poder escribir una entrada en este blog, ¡mi captura compartirá espacio con bichos preciosos y enormes! Hace años si alguien me lo hubiera dicho, no me lo hubiera creído. He estado toda la vida pescando "raors" y para mi el spinning hace solo dos años era una modalidad bastante desconocida. Pero entonces lo conocí y me enganché, y a raíz de ir sumergiéndome en el mundo del spinning conocí al escritor principal de este blog: Cristian! 


A partir de entonces todo fue ir aprendiendo poco a poco técnicas, tipos de señuelos, especies y un largo etc. No está siendo fácil, la verdad. Son muchas jornadas haciendo bolo tras bolo, pero por suerte siempre he tenido al lado a un maestro paciente. Cristian ha dejado sin rechistar que le pierda señuelos de todo tipo y en las circunstancias más bizarras (véase pescar un puente), ha estado con un ojo en su señuelo y un ojo en el mio para comprobar que hacía bien el "walking" y muchos mas detalles, que no hace falta describirlos! ¡Todos sabemos apreciar el interés que pone un maestro para que su alumno aprenda todo lo posible!


Pero por fin, después de varios meses solo mojando cacharritos varios de superficie, llegó la recompensa! Era mi día libre, así que no lo pensamos. Preparamos todo el equipo, hicimos unos bocadillos y justo cuando salíamos por la puerta de casa empezó a llover. Pero a llover mucho. Las caras nos cambiaron a los dos, nuestro día de pesca se veía repentinamente cancelado. Pasaron unas interminables 4 horas controlando la lluvia, si paraba o no. Al final la suerte se puso de nuestro lado y pudimos partir rápidos como el viento hacia el pesquero elegido. Llegamos, caminamos los 45 minutos de rigor, montamos y a lanzar. La verdad, no esperaba esta sorpresa. Ya cuando el sol nos anunciaba que nos quedaba poquito más de una hora para tener que volver a casa, hice un lance perfecto. De esos lances meditados, en los cuales te concentras en el punto exacto al que quieres llegar.Sientes los brazos relajados pero firmes, la línea ofreciendo cierta tensión en el dedo índice. Y entonces respiras, y se hace la magia. 

Fue caer el señuelo al agua, dos recogidas a walking y notar el temblor en la puntera de la caña. Cual rayo, el temblor se desplazó por todo mi cuerpo y solté un grito: "Cariiiiinyuuuuuuu"". Solo mire un segundo a Cristian, el tiempo para comprobar que me había oído (estábamos a cierta distancia). En menos de 10 segundos estaba al lado mio: "bombea!! Y mantén la línea tensa!". Me concentré, miraba la línea como se movía de lado a lado buscando las piedras del fondo, de vez en cuando el animalito daba cabezadas y la caña volvía a temblar. Recuerdo cada segundo de ese combate, ¡mi primer combate con un palometón!

Al poco tiempo Cristian agarraba el bajo y me ayudaba a poner en seco la palometa. No se si primero fueron los gritos o los saltos, o los dos a la vez. ¡¡Pero la emoción aún hoy me dura!! Unos 10 minutos antes, Cristian me había recomendado poner el Panic Prey, con el cual había pescado una anjova y varias palometas. Y tengo que reconocer que dio resultado y nos salvó del bolo. Después de esta primera captura a superficie, puedo asegurar que dedicaré mucho más tiempo del que ya dedicaba. ¡El rock quedará relegado solo a concepto musical! 


¡Hasta la próxima!

5 comentarios:

gaucho dijo...

Se suele decir que los alumnos superan a los maestros, que asi sea, y si no lo mas importante es disfrutar cada jornada, eso seguro ya lo as aprendido.
Saludos y exitos

Toni Martínez dijo...

De todas las modalidades, el spinning sin duda engancha más que ninguna. Los resultados llegan y más si al lado hay todo un maestro que te enseña los secretros y el buen camino. Ahora ya solo te falta seguir siendo paciente y seguir disfrutando de cada segundo toda captura que vendrá a partir de ahora pescando en superfície. Y lo mejpr de todo, es compartirtlo con la persona que quieres. Muy bien escrito, muy bonito.

Tonina Antelmo dijo...

¡Gaucho! Muchas gracias por tu comentario, no se si algún día llegaré a superar a Cristian... Pero lo seguro si es lo que dices, ¡que disfruto de cada jornada como si fuera la primera!

¡Un saludo!

Tonina Antelmo dijo...

Toni, ¡y que lo digas! ¡Estoy enganchadísima!

La verdad es que si, es más fácil teniendo al lado un maestro que te enseña los trucos. Y la segunda captura no se ha hecho esperar, la entrada ya esta escrita! :)

Muchas gracias, espero que el siguiente relato también te guste.

Un saludo!

Cristian Rodriguez dijo...

Gracias por tus palabras cariño. Pero te digo lo mismo que le dije el otro día al amic Toni, eso de maestro me viene grande todavía :) Un beso y buena entrada, muy personal y sincera, como tiene que ser!! Esta captura solo es el inicio de una enfermedad que se llama topwater ;)