jueves, 18 de septiembre de 2014

Espetones en superficie

Finales de septiembre, época de lampugas. Como no podía ser de otra manera, Cristian y yo hicimos una “mini escapada” para ir a por ellas. Llegamos a la zona escogida a la hora de comer. Deshicimos las maletas, comimos algo y nos fuimos a explorar los posibles pesqueros. Estuvimos toda la tarde con el sol en el cogote subiendo y bajando acantilados para calibrar bien cuál sería el elegido para pegarnos el madrugón al día siguiente y encontrar las lampugas. De todos los pesqueros que “visitamos” elegimos dos para pegarnos el madrugón e ir en busca de los preciosos “demonios verdes”.


Sonó el despertador a las 6:00 de la madrugada, café rápido y hacia el pesquero. Como estaba previsto llegamos antes que saliera el sol y Cristian me recomendó poner un Buginu 140 para atrapar algún espetón. Pero a los cuatro lances contados me cansé, ¡yo quería superficie! Así que cambié el señuelo y puse el rey de este verano, el Panic Prey. Estuve cerca de media hora lanzando, cubriendo la máxima extensión de agua posible hasta que, cuando ya tenía el señuelo casi a mis pies oí “splaaaash” y vi claramente como una boca alargada agarraba con fuerza mi señuelo y daba un cabezazo. La explosión fue tan fuerte que no hizo falta ni llamar a Cristian, al segundo estaba a mi lado viendo el espectáculo. Por desgracia me picó tan cerca que el combate duró poco. Rápidamente Cristian lo ensalabró, cuatro fotos contadas, ¡y al agua! Sólo cuando el espetón volvió a su medio natural me di cuenta de lo que había logrado. ¡Un espetón a superficie! Me siento muy orgullosa y a la vez afortunada de haber logrado este reto, siendo tan solo mi segunda captura topwater. Al final tanto esfuerzo está dando sus frutos,  ¡y estoy más feliz que un niño con zapatos nuevos!


Al día siguiente, ya que teníamos que ir más lejos,  nos levantamos a las 5:45 y se repitió el ritual; café rápido y hacia el pesquero. En esta ocasión el destino quería que fuera Cristian quien consiguiera el reto de los espetones a topwater, y como maestro que es, ¡lo consiguió por partida doble! Las picadas que tuvo él se asemejan mucho a la mía, demasiado cerca de la costa para poder disfrutar mucho del combate. Los dos espetones fueron fotografiados y devueltos al agua en plenas facultades.

2 comentarios:

Cristian Rodriguez dijo...

Eres una crack!!! apenas año y medio haciendo spinning, y pescando en superficie solo desde este mes de junio, y ya has capturado un palometón, y algo más difícil, un espetón a pencil. Me alegro mucho que vivas la pesca igual que yo y que podamos compartir cada vez más conocimientos y experiencias. Y sobretodo, me alegra que aprendas, se te de bien y que encima lo compartas conmigo.
A todo esto, muy buena entrada relatando las dos jornadas. Ya tengo ganas de la próxima salida!

Tonina Antelmo dijo...

Amori!! Esto no podría haberlo logrado sin ti...¡seguro! Y el sentimiento es mutuo, sabes que disfruto mucho pescando y más si es contigo. No paramos de reír y siempre aprendo algo, ¡no falla!

Nos quedan muchos años por delante para como te dije una vez...¡pescar todos los peces del mundo! ;)

T'estim!