Blog especializado en spinning, captura & suelta y fotografía de pesca.

sábado, 23 de noviembre de 2013

Light shore jigging: Pelágicos desde costa

La llampuga, Coryphaena hippurus, es uno de los peces más bonitos y combativos que podemos pescar a spinning.

Un año más, otoño nos ha deparado jornadas de pesca muy entretenidas tras peces pelágicos migratorios como la lampuga, la serviola y la bacoreta. La pesca desde costa de estas especies tiene el encanto de localizar puntos del litoral con cierta profundidad, lugares de difícil acceso pero de gran belleza para la vista. Los madrugones han sido de infarto. Para estar en los pesqueros antes del amanecer teníamos que ir con suficiente antelación pues los trayectos en coche, las caminatas y las sesiones de semi escalada implicaban perder por lo menos una hora.



He echado de menos pescar desde embarcación, aquí en la isla sería de gran utilidad para acceder a estos puntos de aguas profundas y caídas vertiginosas. Sin duda, se hace más difícil pescar pelágicos desde costa ya que son peces que se mueven mucho y cambian rápidamente de lugar de pasto. La ventaja de una embarcación a la hora de cambiar de lugar o seguir los averíos marca la diferencia. Por suerte, hemos aprovechado esos momentos que los depredadores estaban a tiro de caña.



Pesca en superficie y jig-casting

Las capturas más abundantes han sido juveniles de serviola, también denominados "verderoles", seguidas de las llampugas. Es fascinante el aumento de peso y tamaño de estos peces de una semana para otra, su crecimiento en estas etapas es muy acelerado y lógicamente, es de agradecer ya que a mediados de otoño, ofrecen un buen combate y son muy fotogénicos. Hemos usado jigs, paseantes flotantes y hundidos, así como pequeños poppers y algún minnow. Por norma, estas especies suelen ser agresivas, y tarde o temprano acaban entrando si llegas con el lance hasta sus dominios. No obstante, conforme pasan semanas de presión por parte de los pescadores de curricán, que atosigan especialmente llampugas y serviolillas, se va haciendo cada vez más difícil hacerlas picar. De ahí el repertorio de señuelos utilizados. Cada jornada entraban a algo distinto y se mostraban realmente selectivos, obligándonos a adaptar señuelos y afinar equipos hasta usar bajos del 0'21 y del 0'25.

Juvenil de serviola, Seriola dumerilii, el famoso "verderol "de Baleares.


No entiendo la tendencia de muchos isleños de usar equipos potentes para pescar estos peces ya que se pierde mucho encanto y deportividad. Con los equipos ligeros basta para poner en tierra firme una buena llampuga, y además nos permite disfrutar al máximo de sus saltos y su potencia, sin olvidar las servioletas, siempre empeñadas en buscar fondo para intentar partir el bajo, ni qué decir sobre la velocidad de los pequeños túnidos...Tampoco entiendo la norma que hay en la isla de llevárselo todo, la gente no suele soltar, pero desde este rincón de la red invitamos a reflexionar con el ejemplo. Todas las capturas las hemos devuelto, y tan sólo hemos retratado algunas a modo de testimonio, la gran mayoría se fueron al agua sin ser fotografiadas. Merece la pena devolver estas capturas otoñales que son ni más ni menos que ejemplares juveniles de grandes depredadores. Luego la gente se queja porqué "no hay más grandes"...